Este blog no pretende enseñar cocina a nadie , para eso ya están los muchos programas en TV dirigidos por grandes cocineros , solo pretende servir de homenaje a mi santa , pero también a Malala y a la Yaya , mi madre y mi suegra respectivamente , mujeres que lo dieron todo por sus familias y que entre otras cosas, se pasaron muchas horas en la cocina para que siempre tuvieramos a su tiempo , un plato bien preparado y una alimentación adecuada.

Y por supuesto hacer un homenaje a todas esas madres anónimas que a traves de los tiempos cuidaron con esmero a sus familias e hicieron que llegaran hasta nosotros tantos y tantos platos estupendos de los que hoy podemos disfrutar.


domingo, 19 de febrero de 2017

Torrijas

Hoy la santa nos va a deleitar con un postre clásico de las fiestas de Antroido y de la llamada Semana Santa , las Torrijas .
Si yo tuviera que elegir entre los postres clásicos de esas fechas , me quedo sin dudar con las torrijas que hace mi santa



Las Torrijas son un postre que en un principio se hacia aprovechando el pan que sobraba , aunque posterirormente ya se utilizaba cualquier pan e incluso , recuerdo de niño ,  las panaderías hacian unas barras muy largas, especiales para hacer las torrijas

 Cogemos una barra de pan y la partimos en rebanadas de aproximadamente 2cm. cortadas al bies.


En un bol echamos leche , azucar y anis en la proporción que nos pida nuestro paladar. Si nos gustan muy dulces , pues más azucar y lo mismo con el anis.  Revolvemos bien y calentamos la leche casi hasta que hierva.
 Muy caliente.

Echamos las rebanadas de pan en la leche y dejamos que se empapen bien.


Cuando ya están bien empapadas , las sacamos con una espumadera para evitar que rompan y las ponemos en un escurridor para que suelte la leche sobrante .


Seguidamente se rebozan en huevo , y las echamos en la sarten con el aceite bien caliente.


Se frien por ambos lados hasta que esten  doradas.


Las sacamos con la espumadera a una bandeja con papel de cocina absorvente para eliminar el exceso de aceite.


Despues se rebozan o espolvorean con azucar .


Ya las tenemos listas y las vamos colocando en una bandeja.


Cuando metemos las primeras en la sarten , pasamos otras pocas al escurridor y echamos otras tantas en el bol con la leche. O sea , un trabajo en cadena .
Según vamos haciendo , la leche se va enfriando , por lo que debemos  calentarla de nuevo , para tenerla siempre bastante caliente, que nos ayuda a que el pan se empape mejor y queden mas jugosas.

Y haciendo y haciendo vamos llenando la bandeja.


                                                     Detalle de una torrija con el azucar


Con el calor de las torrijas parte del azucar se va derritiendo , quedando un brillo muy bonito.










1 comentario:

  1. Excelente explicación! Yo las hago con el pan ya duro, las frío en mantequilla y para variar es una receta heredada de mi abuelo gallego que me invitaba diciendo: "hoy hice merienda especial para la princesa de la casa " y eran las ricas torrijas

    ResponderEliminar